Portada » Dieta cetogénica – especialista en la dieta cetogénica

Dieta cetogénica – especialista en la dieta cetogénica

La dieta cetogénica es un modelo de nutrición único diseñado para llevar al cuerpo a un estado de cetosis nutricional y mantener este estado metabólico único. El supuesto de la cetosis nutricional es restaurar el estado fisiológico conocido por el cuerpo humano durante miles de años, en el que los cuerpos cetónicos sirven como fuente de energía. Para que nuestro organismo obtenga energía de los cuerpos cetónicos, es necesario limitar el consumo de glucosa e intensificar la oxidación de los ácidos grasos.

Los beneficios de la dieta cetogénica no se pueden sobreestimar: esta dieta tiene un alto potencial terapéutico en el caso de numerosas enfermedades crónicas, permite una reducción de peso segura y eficaz, ralentiza el proceso de envejecimiento del cuerpo y garantiza un excelente bienestar.

Historia de la dieta cetogénica

La cetosis nutricional ha estado presente en el hombre desde los albores de los tiempos. El hombre primitivo tenía un acceso limitado a la comida, por lo que los períodos de hambre más prolongados se entrelazaban con los períodos de saciedad.

Es obvio, por tanto, que nuestro organismo está adaptado para mantener una tasa metabólica elevada en una situación en la que no le aportamos glucosa. La evolución de nuestro cuerpo estuvo acompañada del estado de cetosis nutricional, pero con el avance de la civilización y el cambio en los hábitos alimentarios, la participación de la cetosis en el metabolismo se minimizó significativamente.

Las primeras menciones de las propiedades curativas de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas aparecieron en el siglo XIX, cuando se utilizó este modelo de nutrición en el tratamiento de la diabetes.

Una vez más, las propiedades curativas de la cetosis se hicieron famosas a principios del siglo XX, cuando se descubrió el efecto positivo de la dieta cetogénica en la mejora de los pacientes con epilepsia farmacorresistente. Se ha demostrado que el uso de una dieta de este tipo tiene un efecto terapéutico muy prometedor, sin generar la demencia propia de las preparaciones de bromo.

A pesar de sus espectaculares efectos terapéuticos, la dieta cetogénica se olvida y la razón es muy simple: ha llegado la era de los fármacos antiepilépticos. Sin embargo, actualmente, en la era del creciente número de epilepsia farmacorresistente, la dieta cetogénica está volviendo a ser popular. Lo sabes…

El mundo entero escuchó sobre las propiedades únicas de la dieta cetogénica por primera vez a fines del siglo XIX

Entonces, el médico Frederick Schwatka notó la correlación entre la excelente salud de los inuit y la forma en que se alimentaban. Los inuit son personas que viven en las áreas árticas, que, por razones obvias, utilizan un modelo de nutrición alto en grasas y bajo en carbohidratos.

En sus memorias, Schwatka describió en detalle cómo la dieta cetogénica, aún no llamada, afecta la salud y el rendimiento físico, así como el período de adaptación cetogénica.

La premisa básica de la dieta cetogénica es lograr la cetosis nutricional. En este estado metabólico, el nivel de cetonas en sangre supera el nivel de glucosa. Los cuerpos cetónicos son compuestos formados en la oxidación de grasas – acetona, acetoacetato y beta – hidroxibutirato.

Estos compuestos se sintetizan en el hígado; en personas con una dieta tradicional, el nivel de cuerpos cetónicos se mantiene a un nivel que no excede los 0,2 mmol / l. Por otro lado, la limitación de la ingesta de carbohidratos va acompañada de una intensificación de la síntesis de cuerpos cetónicos.

La cetosis nutricional no es exclusiva de la dieta LCHF (baja en carbohidratos, alta en grasas). La cetosis acompaña a numerosas condiciones fisiológicas, como una pausa de varias horas en la alimentación, fiebre, ejercicio intenso o vómitos.

Cabe destacar que alcanzar el estado de cetosis en tales situaciones no significa la aparición de trastornos metabólicos, sino solo adaptación al acceso limitado de glucosa. ¿Y cuál es el propósito de poner deliberadamente al cuerpo en un estado de cetosis a largo plazo?

Contáctame, te ayudaré a perder peso de manera efectiva

El objetivo de la dieta cetogénica es desbloquear los depósitos de energía almacenados en forma de tejido adiposo. Cualquiera que haya intentado perder peso al menos una vez sabe lo difícil que es dirigir el metabolismo hacia la vía de quema de grasa. El fracaso en la reducción del tejido adiposo se debe al hecho de que al suministrar glucosa, hacemos que el cuerpo obtenga preferentemente energía de la glucosa y no de la grasa.

Al seguir una dieta cetogénica, permitimos el uso del tejido adiposo como una excelente fuente de energía. Pero este no es el único beneficio: la síntesis de cuerpos cetónicos que acompañan a la oxidación de ácidos grasos, así como los cambios deseados en los niveles de glucosa e insulina, contribuyen a mejorar la salud.

En la primera etapa, el uso de una dieta cetogénica, que limita el consumo de glucosa, se acompaña del uso de la reserva de glucógeno sistémico, es decir, una forma de reserva de glucosa acumulada en el hígado y los músculos. Estas reservas representan aproximadamente 400-700 g de glucógeno.

Cuando se agotan las reservas de glucógeno, el proceso de cetogénesis se intensifica: en los primeros días de usar una dieta cetogénica, aproximadamente el 25% de la energía se obtiene de los cuerpos cetónicos. Con cada día que pasa, el porcentaje de cetonas como fuente de energía aumenta gradualmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.