Portada » 9 síntomas de hormonas locas

9 síntomas de hormonas locas

Son las hormonas las que controlan nuestro cuerpo. Un equilibrio hormonal alterado significa una ruptura en la continuidad de los procesos biológicos y químicos en nuestro cuerpo, es decir … «falla del sistema». Las señales de alarma que nos envía el cuerpo son, por ejemplo, fatiga crónica, problemas cutáneos o aumento de peso injustificado. Pero, ¿podemos leerlos correctamente?

Fatiga, somnolencia

Cuando el cuerpo se niega a regenerarse adecuadamente a pesar de las horas regulares de sueño y el descanso adecuado, puede indicar problemas con la glándula tiroides, una glándula ubicada en el cuello anteroinferior que produce tiroxina (T4) y triyodotironina (T3).

Cada vez más personas, especialmente mujeres, están siendo diagnosticadas con la enfermedad inmunológica asociada con el hipotiroidismo: la enfermedad de Hashimoto. Básicamente, el cuerpo destruye las células responsables de la producción de T4 y T3, que son responsables de la mayoría de los procesos en el cuerpo humano, incluido el estado de los sistemas nervioso, sanguíneo, muscular y óseo y la temperatura corporal.

Cuando hay muy pocas hormonas tiroideas en el cuerpo, aparecen letargo, fatiga y cambios de humor. El mejor bienestar y la «renovación» del cuerpo se garantizarán únicamente mediante equivalentes sintéticos de las hormonas faltantes. Estos pueden ser recetados por un endocrinólogo, por supuesto, después de las pruebas adecuadas y un diagnóstico justificado.

Cabello excesivo

Las mujeres de hoy en día se afeitan escrupulosamente las piernas y las axilas, pero ¿y si las nalgas, el estómago o la cara de repente requieren una depilación? El exceso de cabello en las mujeres (hirsutismo) puede ser un signo de un desequilibrio hormonal grave. El cuerpo de una mujer funciona correctamente gracias a los estrógenos (hormonas sexuales femeninas), pero los ovarios y las glándulas suprarrenales también producen pequeñas cantidades de andrógenos (hormonas sexuales masculinas).

Influyen en las cualidades de liderazgo femenino, la fuerza muscular y el comportamiento masculino. Por lo tanto, el ligero bigote de una mujer puede indicar que tiene habilidades gerenciales. Sin embargo, el exceso evidente de pelo en localizaciones «masculinas», como en la espalda, dentro de los muslos o en las mamas, puede ser el resultado, entre otros, de un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales (hiperplasia suprarrenal). La depilación por sí sola no ayudará, el tratamiento es necesario.

Aumento de peso

Las personas que comen de forma inadecuada y evitan el ejercicio: aumentan de peso y nadie debería sorprenderse. Pero, ¿qué pasa con las personas cuya dieta está bien equilibrada, que llevan un estilo de vida saludable y son físicamente activas, pero que aumentan de peso constantemente? Un aumento de peso tan ilógico puede significar problemas de tiroides, a saber, hipotiroidismo.

Deficiencia de tiroxina (T4) y actividad insuficiente de la triyodotironina (T3) correspondiente a ia. Como resultado de los procesos metabólicos, se altera el proceso de quema de grasas del cuerpo. Efecto: aumento de peso excesivo, independientemente del menú. Ésta es solo una de las pistas. El aumento repentino de peso también puede deberse a la resistencia a la insulina, es decir, la sensibilidad reducida del cuerpo a la insulina, una hormona producida en el páncreas responsable de regular los niveles de azúcar en sangre.

A pesar de los niveles normales o elevados de insulina en la sangre, la respuesta del cuerpo es tan débil que el páncreas comienza a secretar aún más. El exceso de la hormona en la sangre puede conducir al desarrollo de muchas enfermedades, incluidas enfermedades del sistema cardiovascular y diabetes tipo 2. Entre los trastornos típicos de las personas con resistencia a la insulina se encuentran la obesidad y la hipertensión.

Alteración del sueño

La sustancia que regula el reloj biológico humano es la melatonina. Es una hormona secretada por la glándula pineal en el cerebro. Con la edad, a partir de los 40 años, una persona produce cada vez menos melatonina, por lo que una de cada tres personas, al menos en la mediana edad, tiene problemas para dormir.

Sin embargo, la melatonina se puede tomar en forma sintética con buenos resultados, como fármaco hipnótico, la dosis se selecciona individualmente para el paciente. Sin embargo, en algunas personas, otra hormona, la progesterona relajante y que alivia el estrés, también puede ser responsable de sus problemas para dormir. Su nivel desciende bruscamente antes de la menstruación y luego durante la menopausia, lo que afecta negativamente al sueño.

Migraña

Esta enfermedad dolorosa y extremadamente desagradable afecta hasta al 30 por ciento. En las mujeres en edad reproductiva, la frecuencia de los ataques generalmente disminuye solo en el período próximo a la menopausia (lo que, sin embargo, no siempre significa que el dolor cede después de la menopausia).

Probablemente esto se deba a que las migrañas están relacionadas con el trabajo de las hormonas sexuales femeninas. Se cree que una de las posibles causas de las migrañas son las fluctuaciones en los niveles de estrógeno y, más específicamente, las alteraciones en el equilibrio entre la secreción de estrógeno y progesterona, por lo que la intensidad y el alivio del dolor están relacionados con el ciclo menstrual.

También ocurre que el curso de la migraña empeora en algunas mujeres que usan anticonceptivos hormonales y terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia. Aunque los estrógenos son solo uno de los posibles desencadenantes de la migraña, en el caso de las mujeres que buscan causas y opciones de tratamiento, también vale la pena revisar esta pista.

Trastornos de la libido

La primera causa de una fuerte caída de la libido puede ser una disminución en la producción de endorfinas, hormonas producidas en áreas del cerebro que son responsables de los sentimientos y las emociones. El alto nivel de endorfinas se mantiene, por ejemplo, en el período de enamoramiento, cuando el sexo es más satisfactorio. Cuando su nivel disminuye, la calidad de vida sexual también disminuye.

Los estrógenos también son responsables del nivel de libido: cuando su nivel disminuye (por ejemplo, durante la lactancia), la mujer no quiere tener relaciones sexuales. Esta es una de las formas que tiene la naturaleza de evitar que te vuelvas a fertilizar demasiado rápido; la otra es tener altos niveles de prolactina, que se encuentra en una mujer después del embarazo.

Una de las funciones de la prolactina es bloquear la ovulación y reducir el deseo sexual. Pero, ¿qué pasa si la libido está en cero en una mujer que dio a luz hace mucho tiempo o no lo hizo? El factor responsable de la disminución de la libido también puede ser el hipotiroidismo (¡de nuevo!).

Hambre

¿La necesidad de comer bocadillos constantes puede provenir del trabajo de las hormonas? La grelina y la leptina son dos hormonas opuestas responsables de la sensación de saciedad y hambre. La grelina (producida en el estómago) le dice al cerebro que el cuerpo tiene hambre, la leptina (producida principalmente por las células grasas) envía una señal de saciedad.

A veces, estas señales se leen incorrectamente (por ejemplo, en personas obesas, acostumbradas a comidas muy pesadas). La razón de la secreción inapropiada de estas hormonas también puede ser la falta de sueño: cuando una persona duerme muy poco, el cuerpo produce más grelina y menos leptina, lo que la hace sentir más hambrienta y más difícil de comer. De esta forma, compensa la mala regeneración nocturna. Esto significa que las personas que no duermen tienen más probabilidades de volverse obesas.

Problemas de la piel

La apariencia de la piel en las mujeres está más influenciada por las hormonas femeninas: estrógenos y progesterona, así como por andrógenos masculinos. Además de las hormonas sexuales, la piel también está influenciada por la hormona del crecimiento melatonina y dehidroepiandrosterona. El acné en la edad adulta generalmente es causado por una cantidad excesiva de andrógenos (testosterona) o niveles demasiado bajos de estrógenos.

Por otro lado, la piel seca puede ser el resultado de un desequilibrio entre los estrógenos y la progesterona. Si aparecen manchas oscuras en la cara y el cuerpo, podría ser una señal de un problema con la glándula pituitaria, y un oscurecimiento repentino de la piel podría ser un mal funcionamiento de la corteza suprarrenal.

La piel pálida y las estrías pueden indicar hipotiroidismo. También todos sabemos lo que le hace la menopausia a la piel femenina: cuando las hormonas sexuales comienzan a faltar, la piel pierde su elasticidad, se deshidrata y aparecen arrugas y surcos. La glándula tiroides también puede aportar sus tres centavos en esta área: en el caso del hipotiroidismo, la piel se vuelve seca, áspera y escamosa, en el hipertiroidismo puede volverse grasosa, seborreica, con tendencia a la hiperhidrosis.

Cambios de humor

El cambio emocional es característico de varios períodos en la vida de una mujer: pubertad, final del ciclo menstrual, embarazo y menopausia. Está condicionado por cambios en el nivel de hormonas, principalmente estrógenos y progesterona, que afectan el estado de ánimo y el bienestar general.

Los cambios rápidos de humor también son comunes en el síndrome premenstrual (SPM). Sin embargo, cuando los estados depresivos, la falta de humor y la tristeza incontrolada parecen no tener nada que ver con el ciclo menstrual, la enfermedad de la tiroides puede ser la responsable. Los pacientes con hipertiroidismo o hipotiroidismo presentan síntomas muy similares a los síntomas de los trastornos afectivos, principalmente depresión y trastorno bipolar.

Antes de que el paciente busque antidepresivos (incluso los leves, sin receta), vale la pena que se realicen pruebas de nivel de hormona tiroidea (necesariamente bajo la supervisión de un endocrinólogo). Quizás resulte que los medicamentos adecuados para estabilizar la cantidad de hormonas tiroideas serán el «antidepresivo» más eficaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.